Propuesta para enfrentar la crisis económica

CGTP 26-03-09  -  Obela 24-04-09 La Confederación General de Trabajadores del Perú realizó en el mes de noviembre último un seminario para analizar las consecuencias de la crisis mundial. Las conclusiones a las que arribamos fueron de carácter público y han sido luego discutidas y sistematizadas por nuestro Secretariado Ejecutivo para formular una propuesta que enfrente la crisis.

 

 

 

1.- Objetivos 

Nuestra propuesta va dirigida esencialmente a proteger a los sectores más pobres y desprotegidos del país, evitando el aumento en las cifras de pobreza y mejorar las redes de protección social, la educación y la salud.

La defensa del empleo y los salarios, es también un objetivo fundamental, así como el aumento del gasto social. Esta debe ser una política efectiva destinada a evitar una recesión económica y dar apoyo a los pobres,  hombres y mujeres, golpeados por la crisis. Ello debe propiciar la concurrencia de todos los peruanos en el esfuerzo común de enfrentar la crisis y evitar que los conflictos sociales se multipliquen y agudicen, poniendo en riesgo la gobernabilidad y la inversión.

 

2.- Política social

Dos tipos de programas sociales son necesarios. En aquellas zonas donde se están perdiendo empleos masivamente, proponemos programas que combinen la necesidad de las familias de tener un sostén económico con la mejora de la infraestructura pública, mediante la construcción y mejora de caminos rurales, infraestructura de riego, colegios y centros de salud pueden generar cientos o miles de empleos temporales.

Por otro lado, para campesinos y ganaderos, un empleo temporal no es la mejor solución: ellos no pueden descuidar  sus cultivos y sus animales. En estos casos proponemos programas de transferencias en dinero, el Programa Juntos  puede ser más efectivo. En los distritos rurales golpeados por la crisis donde no hay Juntos, debería establecerse con prontitud. Donde ya existe y hay ganaderos afectados, el programa podría ampliarse temporalmente para las familias sin hijos. De esta manera, se evita que estas familias pobres se vean obligadas a vender a precio de remate los animales que con tanto esfuerzo han juntado, o que los niños sean sacados del colegio para trabajar. En aplicación de estas alternativas la experiencia ha demostrado que las mujeres son más eficaces en la administración de ingresos.

La salud y la seguridad social para los ancianos, que son políticas sociales que debieran ser permanentes, ahora se vuelven más necesarias. Las familias que ya en tiempos normales requieren hacer un gran esfuerzo para comprar sus medicinas, están mucho más en riesgo cuando hay desempleo. Si hay un año en el cual la seguridad social, en salud y pensiones, debería reforzarse, es precisamente éste, el 2009. Hacer realidad un aseguramiento universal en salud que brinde buena atención de manera gratuita y dar pensiones a los ancianos pobres con dinero del estado, son dos buenas alternativas.

Proponemos que se estudie como promover pensiones a los ancianos que no perciben ingresos, retribuir los fondos de FONAVI, retribuir a los beneficiarios de la cuarta lista de despedidos, estas son medidas que van en la dirección correcta, así como mayor impulso al plan de reconstrucción a la zona sur afectada por el terremoto.

 

3.- Política Fiscal

 

No obstante el drástico ajuste efectuado al Presupuesto de la República 2009, las recientes medidas dispuestas por el Gobierno para acelerar la inversión y el gasto público mediante la asignación de 10,032 millones de soles con énfasis en obras de infraestructura y con recursos adicionales del Tesoro, no garantizan por si solo su realización debido a la dispersión administrativa, a las barreras de contratación existentes y poca capacidad gerencial del Estado para la ejecución.

Si tenemos en cuenta que la inversión pública justifica aproximadamente el 20 % del PBI, no está claro que su impacto alcance para dinamizar toda la economía. Por ello, requerimos aumentar de manera real el gasto público en infraestructura, pequeñas obras con empleo temporal y gasto social del orden del 2% del PBI (US$ 2,500 millones) en el 2009. De esta manera se mantendría la demanda interna, se promovería el desarrollo y se protegería a los más pobres. Mantener la demanda interna es fundamental para que las empresas puedan seguir vendiendo y de esa manera dar empleo, y para mantener el mercado para las MYPES y agricultores.

Es importante que la política tributaria asegure la financiación del Estado para el plan, poniendo énfasis en los impuestos directos. Equilibrar los ingresos tributarios en un sentido redistributivo y reactivador, reduciendo los impuestos y aportes al fondo de estabilización de los combustibles (con lo que se reducen los precios de los combustibles).

La reducción de impuestos y precios de los combustibles devolverá ingresos a las familias y a las empresas, aumentando la demanda y la competitividad, ayudando a abatir la inflación. Establecer también un impuesto extraordinario al patrimonio de las empresas mineras, como forma de captar ingresos de este sector que obtuvo ingresos extraordinarios los años anteriores. Esto, junto a los impuestos extraordinarios, permitirá amenguar la fuerte reducción en los ingresos tributarios que provocará la crisis.

 

4.- Política monetaria y cambiaria

 

Mantener la política orientada a evitar una reducción del crédito proveyendo de liquidez a los bancos. Si resultara necesario un apoyo de capital (patrimonio) de los bancos, otorgarlo a condición de una participación estatal en su accionariado y directorio. Establecer programas especiales para dar crédito al agro y las MYPES, y para refinanciar a quienes lo necesiten, buscando una reducción de los intereses a estos sectores. Establecer un programa especial para ampliar los créditos hipotecarios a sectores de bajos y medios ingresos, para reconvertir los créditos existentes de dólares a soles, y para evitar un alza de tasas de interés en el sector construcción.

Mantener el régimen de flotación sucia del tipo de cambio, pero tener una política de mayor resguardo de las Reservas Internacionales, por lo que de ser necesario se deberá permitir un aumento paulatino y moderado del tipo de cambio, aumentando así la competitividad de la producción nacional y apoyando el equilibrio en el sector externo.

 

5.- Defender la producción nacional para dinamizar el mercado interno

 

Este es un aspecto capital y más si dentro de él de manera especial incluimos la producción agropecuaria nativa para lograr mejoras en nuestros productores del campo, en ese sentido asegurar el gasto en las regiones y promover la descentralización merece un plan especial. Junto a ello defender el empleo y los salarios debe ser una prioridad ante la crisis.

Así mismo, debido a que no hay estudios reales sobre el impacto de los TLC que se están negociando ni de su conveniencia, estos tratados deben ser suspendidos. El aumento de aranceles servirá para proteger el mercado interno para la industria y agricultura nacionales.

 

6.- La imprescindible atención al sector externo.

Ya que no podemos controlar los precios de nuestras exportaciones, hay que adoptar políticas que frenen importaciones. Los mecanismos a mano no son muchos: Subir Aranceles, lograr tipo de cambio más real, frenar salidas de divisas como es el caso de las inversiones de AFP. Además habrá que tomar en cuenta los impactos que tendrá un plan de esta naturaleza en el sector externo, ello exige una coordinación eficiente con el BCR.

En resumen son cinco ejes de aplicación simultánea y con un enfoque de género los que guían nuestra propuesta:

 

  • Elevar de manera racional el gasto público y por ello es de suma importancia conocer la información desagregada del PIB.
  • Necesidad de defender la producción nacional para el mercado interno.
  • Defender el empleo y aumentar el salario para dinamizar la demanda de acuerdo a la  información desagregada del PIB, la inflación y valores de la canasta desagregados. Así sabremos dónde hay problemas de empleo e ingresos y focalizar el apoyo.
  • Trabajo digno con fomento al ejercicio de la libertad sindical, en el cual fomentar la Negociación Colectiva como el factor que evite conflictos es de gran necesidad. Así mismo la  Reforma del sistema de pensiones para dignificar a los pensionistas
  • Política equilibrada del sector externo. (ver documento completo)
Palabras clave: