Tendencias Mundiales del Empleo de las Mujeres (En inglés)

Mié, 03/13/2013 - 14:29 -- valentinah
Autor: 
Cuerpo: 

Las mujeres sufren de una diferencia en la calidad del empleo en comparación a los hombres. Empleo vulnerable, que comprende trabajadores familiares y trabajadores por cuenta propia (a diferencia de los asalariados). Las mujeres siguen enfrentándose a muchos obstáculos para entrar en los mercados de trabajo. Estas barreras no sólo contener las mujeres, sino que también frenan el crecimiento económico y el desarrollo en países con grandes brechas de género.

En 2012, hubo una brecha de género global de 2,3 puntos porcentuales, con una mayor proporción de mujeres con empleo vulnerable (50,4 por ciento de las mujeres empleadas, en comparación con el 48,1 por ciento de los hombres). Dentro de la categoría de vulnerable, una mayor proporción de hombres son trabajadores por cuenta propia, mientras que una mayor proporción de las mujeres son trabajadoras familiares auxiliares.

El porcentaje más alto de mujeres aportando mano de obra familiar hizo caso omiso de la mayor participación de los hombres en el trabajo por cuenta propia, dando como resultado la brecha de género en la vulnerabilidad. Entre 2002 y 2007, la brecha de género en el desempleo se mantuvo constante en alrededor de 0,5 puntos porcentuales, mayor es la tasa de desempleo femenino en el 5,8 por ciento, frente al desempleo masculino en el 5,3 por ciento (con 72 millones de mujeres desempleadas en comparación con el empleo mundial de 1,2 mil millones en 2007 y 98 millones de hombres desempleados en comparación con su empleo global de 1,8 millones de dólares).

La crisis planteó esta brecha de género en 0,7 puntos porcentuales para 2012 (la destrucción de 13 millones de empleos para las mujeres). El análisis de las tendencias regionales muestran que, durante 2002 y 2007, las mujeres tenían mayor las tasas de desempleo que los hombres en África, Asia meridional y sudoriental, y América Latina, mientras que en el Este de Asia, Europa Central y Oriental y, más recientemente, la economías avanzadas, había brechas negativas de género en las tasas de desempleo (tasa de desempleo masculino más altas que las femeninas).

La brecha global de género en la relación empleo-población, entre 2002 y 2007 avanzó hacia abajo, pero se mantuvo alto en 24,6 puntos. La reducción de la diferencia de 2002 a 2007 fue particularmente fuerte en América Latina y el Caribe, las economías avanzadas, África y Oriente Medio.

La diferencia de pre-crisis aumentó significativamente en una sola región, Europa Central y del Este. Esta reducción pre-crisis de la brecha de género en la relación empleo-población se basó en históricamente altas tasas de crecimiento de empleo para las mujeres del 1,8 por ciento, en comparación a los hombres en 1,6 por ciento, a partir de una base muy baja para las mujeres. Una vez más este lugar para todas las regiones. Sin embargo, el período de la crisis ha tenido un cambio históricamente alto en las tasas de crecimiento del empleo para las mujeres, disminuyendo por debajo de ellos los de los hombres en un 0,1 puntos porcentuales, y sin retorno proyectado a la tendencia anterior hasta el año 2017.

Este cambio en las tasas de crecimiento del empleo durante el período de la crisis, a su vez, invirtió la tendencia hacia la convergencia débil en la relación empleo-población que había sido en su lugar. Tres regiones aumentaron sus brechas de género en las tasas de población-empleo; Sur de Asia, Europa Central y del Este, Oriente Medio y marginalmente este de Asia.

En 2012 y a nivel mundial, un tercio de las mujeres estaban empleadas en la agricultura, cerca de medio de los servicios, y un sexto en la industria. En las últimas dos décadas la mayoría de las mujeres salieron de la agricultura y se insertaron directamente en los servicios, lo que ocurre principalmente en las economías en desarrollo. En las economías avanzadas, el empleo femenino en la industria se redujo a la mitad, acaparando más del 85 por ciento de ellas en los servicios, principalmente en educación y salud.

 Informe Global Employment Trends for Women