Fecha: Viernes, Marzo 27, 2020 - 14:05

El COVID19 ha lanzado a los mercados de valores de todo el mundo a la caída libre y ha paralizado el comercio mundial, pero la calamidad económica que ha desatado fue una crónica anunciada. El virus no es más que la chispa que encendió el fuego de una economía global que nunca se recuperó del colapso financiero de 2008 y que desde entonces ha estado tambaleándose al borde de una nueva crisis.

Las causas estructurales subyacentes de la debacle de 2008, lejos de haberse resuelto, se han agravado constantemente. La especulación financiera frenética, la deuda insostenible, el saqueo de las finanzas públicas, un sector tecnológico sobreinflado y la acumulación militarizada organizada por el Estado han mantenido a la economía mundial en un estado de estancamiento crónico.

La crisis desencadenada por la pandemia dejará a su paso más desigualdad, más tensión política, más militarismo y más autoritarismo. La pandemia pasará, pero la crisis del capitalismo global está aquí para quedarse.

Fecha: Jueves, Marzo 26, 2020 - 23:33
Autor:

Las epidemias regresan de vez en cuando para recordarnos nuestra vulnerabilidad: vulnerabilidad a la enfermedad y a los poderes fácticos. En pocos meses, algo que parecía ser una catástrofe en una tierra lejana se convirtió en una tragedia cotidiana en casa.

La terrible epidemia que estamos experimentando es evidencia no solo de las fuerzas económicas, sociales y ambientales que desencadenó el neoliberalismo, sino también de su incapacidad para construir un futuro inclusivo.

Las diferencias entre la crisis económica de 2008 y la crisis de salud de 2020 son importantes. Sin embargo, a veces las catástrofes brindan oportunidades únicas para reflexionar y mejorar. La esperanza de este autor es que esta vez las cosas serán diferentes.

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

Impacto del COVID-19 en América Latina

Resumen:

Desde el reconocimiento del brote de COVID-19, en diciembre de 2019, se han implementado diversas medidas de aislamiento social, suspensión de actividades y paro productivo. Los impactos que ha generado han puesto a la economía mundial en una perspectiva de crisis económica y social aún más complicada, que la que se esperaba al cierre de 2019.

El escenario para América Latina, previo al brote de COVID-19 estaba muy complicado. La CEPAL reconoció, en diciembre de 2019, que la región mostraba una desaceleración económica generalizada y sincronizada.

El virus, además de representar por sí mismo un grave crisis sanitaria global, ha sacado al descubierto los profundos límites estructurales de la economía mundial y revelado las vulnerabilidades del modelo de acumulación basado en el libre mercado y las cadenas productivas globales.

Coronavirus, un riesgo mayor para el mundo que para China

Resumen:

El 31 de diciembre de 2019 apareció el coronavirus (COVID-19) en Wuhan, China. Si bien esto explica la velocidad de la caída de las bolsas, no es suficiente para explicar por qué se asemeja a lo vivido en la crisis de 2008 – 2009.

El impacto que se ha presentado no se puede comprender sin entender la importancia de China en las cadenas globales de valor. China es la fuente de 5 ramas de la economía mundial: farmoquímica, automotriz, aeronáutica, electrónica y telecomunicaciones.

Lo indudable es que la incertidumbre sobre la dinámica de la economía real ha impactado sobre las expectativas en las bolsas de valores y en crecimiento económico del mundo. La reactivación de la producción, cuando sea que se produzca, será más lenta que la dinámica previa.

Páginas