Fecha: Martes, Junio 2, 2020 - 15:41

La selva amazónica actúa como un gran sumidero de carbono, ayudando a enfriar la temperatura global. Sin embargo, la capacidad de un bosque tropical de almacenar carbono cae drásticamente si se expone a temperaturas mayores a 32.2°C. Esto indica que el 71% de los bosques a nivel mundial se verán amenazados en la próxima década si la temperatura promedio global aumenta 2°C más.

Comprender cómo el cambio climático impacta la absorción de carbono en los bosques tropicales puede ayudarnos a identificar las áreas más vulnerables donde la pérdida de biomasa puede interferir con las economías locales y el desarrollo humano.

Conservar estas áreas de vital importancia requiere reducir las tasas de deforestación, así como la minería, la tala ilegal y la ganadería intensiva. Es importante identificar qué especies son más resistentes para que se puedan poner en práctica acciones de reforestación más efectivas.

Fuente:
Fecha: Lunes, Junio 1, 2020 - 13:10

Menos selva, más desigualdad, delincuencia y un patrimonio cultural que está en riesgo. La Covid-19 ha interrumpido el trabajo de los pobladores en la Amazonia, pero no ha frenado la destrucción de su selva. La deforestación ha aumentado 64% tan solo en abril de 2020, comparado con abril del 2019.

El Covid-19 ha interrumpido el trabajo de miles de moradores en la Amazonía, pero no ha conseguido frenar la destrucción de este paraíso medioambiental. El verdadero problema reside en el avance del capital sobre la naturaleza.

La Covid-19 se ha adentrado en las aldeas y comunidades tradicionales de la región amazónica, cobrando vidas de los históricos guardianes de la naturaleza que ejercen resistencia ante los invasores, madereros y mineros que amenazan la región. El presente ya se perfila catastrófico en la selva amazónica y el mañana puede ser aún peor.

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

Qué ha cambiado desde la aparición del coronavirus

Resumen:

Desde el 31 de diciembre del 2019 el mundo ha pasado de tener unas predicciones de disminución de crecimiento/recesión económica a estar enfrentado a la primera contracción económica mundial desde los años 30.

Nunca se había visto en tiempos de paz que un país cerrara sus fábricas y no embarcara sus productos ya terminados. Esta vez se congelaron la fabricación y el comercio exterior en China. Tampoco se había visto nunca que todos los servicios de todos los países, unos más que otros, cerraran en simultáneo, menos Estados Unidos, Gran Bretaña y México que cerraron después o no cerraron.

La lección societal contemporánea será tener nuevas formas de contacto humano, nuevas formas vida. Las cadenas globales de valor deben de ser repensadas y las políticas de industrialización también. La salud pública como un bien público debe de regresar.

Covid-19: el comienzo del efecto dominó

Resumen:

Los efectos del COVID-19 en la economía real se comienzan a materializar alrededor del mundo. Desde la segunda mitad de marzo aparecieron los primero síntomas del deterioro de la confianza e incertidumbre en la economía cuando en el sector financiero los índices de bolsa de los principales países cayeron a mínimos durante el año.

La situación que inevitablemente se verá para la mayoría de los países en el mundo será: caída del producto, desempleo a pesar de los esfuerzos de las autoridades económicas. Esta vez con un impacto generalizado para todos los países, sectores y con un riesgo directo para el ser humano.

El efecto dominó ya comenzó y ahora la situación que se dio en febrero en China se presenta en el resto de las economías en marzo. El efecto, alcance y horizonte de normalización de toda actividad parecen estar lejos y son inciertos.

Páginas