Inicio

Fecha: Lunes, Mayo 7, 2018 - 14:12
Autor:

Hace algunos días, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió mantener su tasa de referencia en el rango de 1.5% a 1.7% , con la intención de subirla en junio debido a una expansión sólida de la economía como asegura el Banco Central de la economía estadounidense.

Los indicadores anticipan que EEUU crecerá a un ritmo superior al 3% los próximos dos trimestres. El plan de la Fed es seguir retirando los estímulos de una forma gradual, conforme la rebaja de impuestos y el plan de gasto de Donald Trump toman el relevo.

Lo previsible es que se suban las tasas en EEUU dos veces más, aunque hay una buena parte de los miembros que ven posibles tres incrementos adicionales al decidido en marzo. La estrategia de Powell dependerá cada vez más de la evolución de la inflación.

Fuente:
Fecha: Lunes, Mayo 7, 2018 - 11:24

Por primera vez en bastante tiempo se sincronizaron los ciclos económicos de las grandes áreas, con una mejora paulatina en los países emergentes. De acuerdo a las previsiones de BBVA Research, esta sincronización va a seguir presente en los próximos dos años, con ritmos de crecimiento global del 3.8%.

A pesar que las medidas proteccionistas aprobadas de EEUU son pocas, hasta ahora, y tal parece que la intención de la Administración americana es sólo forzar la renegociación comercial, el peligro de escalada proteccionista es real.

Evitar una guerra comercial internacional no es garantía para la economía mundial si la incertidumbre sobre la política comercial se prolonga, pues puede tener un impacto negativo sobre la confianza económica y la inversión.

Fuente:

Páginas

¡Houston, tenemos un problema!: perspectivas económicas para el año 2018

Resumen:

Nos encontramos ante un escenario donde la actividad económica global continúa dando mejores signos vitales. 

El pronóstico de crecimiento, de por sí ya fortalecido en 2017, mejoró en 0.5 puntos porcentuales respecto al año 2016 (pasando de 3.2% a 3.7%), según el Fondo Monetario Internacional (FMI).  Sin embargo, el comercio como una de las supuestas fuentes de demanda agregada que debería impulsar el crecimiento económico se ha subestimado con un escenario de guerra comercial a principios de 2018.

Aunado a lo anterior, las decisiones estadounidenses sobre política monetaria y política fiscal están teniendo sus respectivas consecuencias sobre la inflación, por lo tanto, sobre la tasa de interés de referencia y las decisiones de política económica internacionales e incluso sobre la situación financiera de entidades privadas.

 

 

La guerra comercial de EEUU contra el mundo: ¿están seguros?

Resumen:

Con el anuncio del presidente de EEUU sobre la imposición de tarifas arancelarias a la importación estadounidense de acero en 25% y en aluminio en 10%, se han vuelto ha vuelto a sacudir las bases del orden comercial internacional.

La decisión, acompañada de la consigna “queremos un mercado libre, justo e inteligente”, confirma la postura del mandatario sobre la protección arbitraria y sin cálculo económico de sectores, ramas y empresas estadounidenses frente al orden comercial multilateral. Así, la agenda proteccionista americana continúa acumulando descontento comercial alrededor del mundo

La cuestión es: ¿a quién beneficia el aumento de costos de producción siderúrgica y en las derivadas producciones automotriz y metal-mecánica?, si la medida no ofrece condiciones de desarrollo, producción, comercio y empleo nacionales frente al mercado mundial.

 

Páginas