Fecha: Jueves, Mayo 14, 2020 - 18:17

Con más de 4 millones de personas infectadas y más de 280,000 muertos en todo el mundo a mediados de mayo de 2020, COVID-19 ha expuesto despiadadamente la vulnerabilidad de un mundo globalizado a la enfermedad pandémica.

La falta de sistemas robustos de salud pública global ha demostrado ser una grieta en el blindaje del mundo. Los sistemas sanitarios de todo el mundo han sido sometidos a duras pruebas para gestionar este brote.

Sin una reorganización sustancial de las prioridades de inversión en salud e investigación a nivel mundial, no estaremos mejor equipados cuando llegue la próxima pandemia. Las respuestas a las emergencias sanitarias no pueden tener éxito si se deja atrás a cualquier parte del mundo.

Fuente:
Fecha: Miércoles, Mayo 13, 2020 - 10:16

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe ha llamado a los Gobiernos de la región a crear un ingreso de emergencia que permita a los sectores más golpeados de la población sobrevivir durante el tiempo que dure la crisis del coronavirus.

Hasta ahora, los Gobiernos latinoamericanos han puesto en marcha cinco tipos de medidas: transferencias monetarias y de alimentos, transferencias en especie, suministro de servicios básicos, mecanismos de protección social para trabajadores formales y otros apoyos directos.

Fuente:

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

La rentabilidad de la industria petrolera

Resumen:

La crisis por COVID-19 ha golpeado la economía mundial, en su conjunto. En esta nota se revisan los efectos en la industria petrolera, la caída en el volumen de oferta y demanda mundial, los precios de cotización del crudo que se cotizan en mercados internacionales.

Después del desplome del precio del petróleo, una recuperación del sector energético dependerá de la mejora del precio y de la velocidad con la que se logre. Se anticipa que los precios continúen bajos, y que el sector sufra a pesar de la recuperación del mercado.

Ante este entorno negativo en la industria, se debe vislumbrar la posibilidad de una mayor inversión en energías alternativas y consecuentemente una profundización del cambio de matriz energética.

La financiarización de la crisis del COVID19

Resumen:

La crisis económica que acompaña al COVID19 y su crisis sanitaria han generado desplomes de Bolsa de Valores que no se habían visto nunca. El declive ha sido más marcado que el ocurrido entre  1929-31 y más profundo.

Entre el 25 de febrero y el 23 de marzo, los mercados financieros habían perdido más del 30% del valor de sus activos y la perspectiva era peor. La solución inmediata fue inyectar liquidez al sistema financiero en EEUU, lo cual fue reproducido por el BCE y el Banco de Inglaterra.

La economía estadounidense acumula, desde febrero de 2020, más de 27 millones de empleos perdidos, el más alto en toda su historia. Las bolsas de valores frente a un incontrolable desempleo abre la interrogante sobre la importancia que tiene el sector financiero para los tomadores de decisiones y definidores de políticas.

Páginas