Fecha: Miércoles, Septiembre 7, 2016 - 12:54

A pesar de la desaceleración económica de China, la economía china sigue siendo el mayor contribuyente al crecimiento del PIB mundial. Si el crecimiento del PIB chino alcanza el 6,7% en 2016 - en línea con la meta oficial del gobierno y sólo ligeramente por encima de la última predicción del Fondo Monetario Internacional (6,6%) - China podría dar cuenta de 1,2 puntos porcentuales del crecimiento del PIB mundial. En cambio, Estados Unidos, elogiado por una sólida recuperación, espera que su crecimiento del PIB sea del 2,2% en 2016 - contribuyendo 0,3 puntos porcentuales al crecimiento del PIB mundial.

China sigue siendo el motor de crecimiento importante del mundo, esto aunque se ha desacelerado significativamente de la media de crecimiento anual del 10% registrada durante el período 1980-2011, sin embargo, el crecimiento económico mundial sigue dependiendo en gran medida de China.

Existen tres principales consecuencias en cuanto a que la dinámica de crecimiento global se concentre en China, la primera es la continua la desaceleración del crecimiento de China que tendría un impacto mucho mayor en una economía global débil de lo contrario de lo que sería el caso si el mundo se crece a algo más cercano a su tendencia a largo plazo del 3,6% La segunda implicación es que el temido "aterrizaje forzoso" de la economía china, esto tendría un impacto global devastador, por último, los impactos globales sobre el balance de la economía china, esto porque el mundo se beneficia en gran medida de los componentes del PIB de China y de las exportaciones manufactureras dirigidas a la inversión y los servicios y el consumo del hogar.

Fecha: Martes, Septiembre 6, 2016 - 12:29

En esta publicación Project Syndicate relata cómo el mundo vuelve a la normalidad después de las vacaciones de verano, para las autoridades, Agosto no logró dar lugar a un retorno a la normalidad ni nada parecido en la economía o la política global del mundo, y mucho menos para generar un sentido de renovación. Por el contrario, se observa un panorama de la política llena de viejas ideas que no funcionan, e ideas aún más antiguas conocidas por causar un daño significativo.

La esperanza de tan sólo unos meses atrás de un retorno a la normalidad de la política monetaria fue prematura, ahora nos enfrentamos a nuevos shocks, como Brexit, y con gran parte de la economía mundial, incluyendo a China, en crisis, los políticos no han sido capaces de evitar lo que podría llamarse el efecto Corleone

De hecho, las autoridades deben enfrentarse a una pregunta más fundamental: ¿por qué, a pesar de una oleada tras otra de los estímulos monetarios, no se puede aumentar la demanda agregada? Michael Spence es claro que no hay una varita mágica, ya sea disparado desde un helicóptero o no, para impulsar la demanda y restaurar el crecimiento.

La mayor transformación estructural se lleva a cabo en China, la respuesta de China a la incertidumbre económica parece ser una mayor disposición a aceptar la reforma económica, la respuesta de los Estados Unidos ha sido la de doblar en las políticas que han fracasado una y otra vez.

Páginas