Inicio

Fecha: Jueves, Agosto 4, 2016 - 10:37

La reunión en julio de la Reserva Federal de Estados Unidos es la quinta reunión consecutiva en la que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) se ha negado a elevar la tasa de fondos federales. Cuando las tasas se escalaron en diciembre pasado, la FED previno cuatro aumentos de las tasas adicionales este año como parte de un proceso de la llamada "normalización" de las tasas de interés después de una larga estancia en cero. Se entiende por la normalización cuando la tasa de interés de política finalmente regresa a un nivel consistente con el máximo empleo y la estabilidad de precios a largo plazo.

La FED explicó que era necesario un endurecimiento de la política monetaria para evitar el riesgo de recalentamiento de la economía que más tarde podría forzar aumentos de las tasas más abruptos., estos movimientos podrían conllevar una mayor turbulencia financiera y aumentar el riesgo de recesión. La FED ahora parece dispuesta a correr ese riesgo, esto porque la FED es demasiado optimista acerca de la fuerza subyacente de la economía a finales del año pasado.

Por otra parte, la inflación se mantiene dócil, sin embargo, la evidencia de los últimos años sugiere que la pendiente es muy superficial; la inflación no parece ser muy sensible a la actividad. Por lo que el riesgo de una rápida inflación al alza parece limitado. Otra razón para una mayor cautela de la FED es la incertidumbre acerca de cómo las tasas de ahora tendrán que subir con el fin de volver a la "normalidad".

El gasto de inversión en los Estados Unidos (y otras economías avanzadas) se ha mantenido mucho más débil que puede ser explicado por los fundamentos habituales de la economía de la mayor parte de esta expansión. Al menos es probable que una parte de esa debilidad debido a una sucesión de acontecimientos económicos y geopolíticos globales que han nublado las perspectivas de negocio y la incertidumbre elevada. En este punto, la decisión del Reino Unido a separarse de Europa, o Brexit, pero el Brexit, ha puesto un solo ladrillo en una pared ya elevado de preocupación. Para la Fed, la magnitud del efecto es desconocido, pero la señal es clara.

Fuente:
Fecha: Lunes, Agosto 1, 2016 - 12:03
Autor:

De acuerdo con la visión económica convencional, el libre comercio es bueno - por lo que el más libre es el mejor. Después de todo, la liberalización del comercio en las últimas décadas ha aumentado claramente el crecimiento económico en los países desarrollados y en desarrollo por igual. Sin embargo Barry Eichengreen menciona: "Una cosa es cierta ahora acerca de la próxima elección presidencial en Estados Unidos: el próximo presidente no va a ser un comerciante libre comprometida”.

Muchos creen que el beneficio fundamental del comercio internacional es innegable. Laura Tyson y Sarah Lund del McKinsey Global Institute mencionan que la interconexión fomenta el crecimiento a través de las ganancias de productividad derivadas de la especialización, la competencia y la innovación. Michael J. Boskin cita la teoría de la ventaja comparativa de David Ricardo para defender el TPP. Jeffrey Frankel, de Harvard observa una brecha en la productividad un 18% entre los fabricantes estadounidenses que exportan y los que no lo hacen. En la misma línea Koichi Hamada de Yale, un asesor económico especial para el primer ministro de Japón, sostiene que "el aumento del comercio y las corrientes de inversión provocada por la ratificación e implementación del TPP se beneficiará incluso a los países que deben hacer sacrificios más grandes”. El Instituto Peterson de Economía Internacional ha estimado que el TPP podría impulsar las economías de los países participantes en un 1,1% en 2030, y la economía estadounidense en un 0,5%.

Trump y otros proteccionistas a menudo argumentan que la falla en el comercio sin restricciones es que algunos países, en particular China, mantienen sus monedas subvaluadas artificialmente. Simon Johnson, ex economista jefe del FMI  e investigador del Instituto Peterson cita el daño a la manufactura y el empleo de Estados Unidos porque las monedas de China y Japón están infravaloradas, con el argumento de que los miembros del TPP "deben comprometerse a no ejecutar grandes superávit por cuenta corriente y se acumulan el exceso de reservas de divisas".

A lo anterior, Stephen Roach de Yale responde que China hace tiempo que dejó activos compra de dólares para mantener bajos su moneda, y que su superávit en cuenta corriente se ha reducido de manera constante. El déficit comercial de Estados Unidos, según él, refleja los ahorros inadecuados, no manipulación de la moneda china, como lo demuestra el hecho de que Estados Unidos tenga déficits bilaterales con la mayoría de sus socios comerciales. Kemal Dervis, de Brookings Institution reconoce que la manipulación de divisas puede ser un problema; pero argumenta que los acuerdos comerciales no son el foro adecuado para resolverlo, debido a la dificultad de determinar lo que realmente constituye la manipulación.

Con respecto al TTP, los beneficios económicos proyectados por el Instituto Peterson y otros son relativamente pequeños - y pueden en realidad no se materialicen. Según el estudio de Jomo Kwame Sundaram de Naciones Unidas el TPP añadiría sólo el 0,15% del PIB de Estados Unidos en 2032, y aumentar los ingresos mediante una mera 0,23%. Incluso muchos defensores de la liberalización del comercio son muy escépticos de acuerdos como el TPP y el TTIP. Pascal Lamy, un ex director general de la OMC, se lamenta la tendencia hacia los acuerdos regionales: “la liberalización del comercio multilateral, explica, ha ayudado a reducir la brecha global en el nivel de vida ".

Stiglitz y Adam S. Hersh del Instituto Roosevelt sostienen que la solución de controversias inversionista-Estado (ISDS) dispuesto dentro del TPP podría permitir a los inversores extranjeros de participar en el arbitraje privado contra un gobierno si las nuevas regulaciones para proteger la salud y el bienestar de los ciudadanos reducen sus beneficios esperados. Las preocupaciones acerca de la manipulación monetaria, derechos de los trabajadores, las normas ambientales, y muchos otros asuntos son un temor generalizado de que la retórica ricardiana puede servir como inicio para la búsqueda de intereses particulares, ya sean de los Estados-nación o de las empresas multinacionales.

Páginas