Inicio

Fecha: Lunes, Julio 25, 2016 - 14:20

Los medios de comunicación norteamericanos han dado al voto británico contra la permanencia en la UE una cobertura cual si se tratara de populismo “trumpista”, un inarticulado sufragio derechista nacido de la ignorancia de quienes han sido dejados atrás por la política neoliberal de crecimiento económico. Lo que queda fuera de esa narrativa es que hay una buena razón para oponerse a la pertenencia a la UE. La capta bien la consigna de Nigel Farage: “Recuperemos el control”.

La cuestión es: ¿a quién hay que arrebatarle el control para recuperarlo? No sólo a los “burócratas”, sino también a las normas pro-bancos y anti-trabajo incorporadas en los tratados de Lisboa y de Masstricht que configuran la Eurozona.

El problema real no es sólo que los burócratas hagan las leyes, sino la clase de leyes que hacen: austeridad pro-banca y anti-trabajo. A los gobiernos nacionales se les ha arrebatado la política fiscal y de gasto público para dejarla en manos de las entidades bancarias. Lo que solía ser la izquierda socialista se ha mantenido en silencio ante el hecho de que hay muy buenas razones para que la gente diga que este no es el tipo de Europa de la que quieren formar parte. Se está convirtiendo en zona yerma. Y no puede ser “democratizada”, a menos que se cambien los tratados de Lisboa y de Maastricht en los que se funda y a menos que se elimine la oposición de Alemania a un gasto público que sería la única posibilidad de recuperación para España, Italia, Portugal o Grecia.

Fecha: Lunes, Julio 25, 2016 - 14:09
Autor:

Los asuntos sobre igualdad de género en el marco internacional se han mantenido en auge. Ahora figuran dentro de la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible como un objetivo en sí mismo, dicho lo cual se comprende su presencia en varios de los órganos de las Naciones Unidas. En este caso se aborda particularmente a la comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) la cual celebrará proximamente la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer en América Latina y el Caribe con sede en Uruguay.

Entre los puntos a destacar de la reunión previa a la conferencia resalta la creación del Observatorio de Igualdad de Género para la región; asimismo, la reciente publicación de la comisión denominada: Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible, en donde se se expresan las medidas a seguir dentro de la región para mantenernos dentro del marco del desarrollo sostenible pero siempre fijados en la prevalencia de la igualdad, no sólo de género, sino también con respecto a las desigualdades económicas.

Finalmente, es preciso mantener presente que a pesar de los esfuerzos internacionales y nacionales por parte de cada uno de los países de la región, la desigualdad de género aún prevalece. Como lo señala claudia Pascual, "todas las mujeres somos discriminadas, pero no todas de la misma manera", y efectivamente ya que la discriminación que puede sufrir una mujer del campo e indígena, no equiparable a la que puede sufrir una mujer que habita en una gran ciudad y además se desarrolla profesionalmente. Sin embargo, el meollo del asunto no es medir las desigualdades, sino erradicarlas.

Fuente:

Páginas