Inicio

Fecha: Miércoles, Enero 20, 2016 - 14:01
Autor:

El 23 de marzo del 2009, en el fondo de la crisis financiera mundial y apenas cinco días después de anuncio de la Reserva Federal de Estados Unidos anunciando la compra de un primer tramo de bonos del Tesoro como parte de su programa de rescate, el gobernador del Banco Popular de China (BPC), Zhou Xiaochuan, expuso una cautelosa propuesta para la reforma al sistema monetario internacional. La pieza central de la propuesta fue la creación de una nueva moneda de reserva internacional, que naciera de forma soberana y estuviera desligada de aquellos países que basaran su divisa en el crédito, cuidando no mencionar el dólar y a Estados Unidos.

 

La propuesta fue cordialmente aceptada pero poco a poco se fue desvaneciendo. El gobernador Zhou, decidido a superar su situación de gestión de reservas, y de igual modo contribuir en la creación de un sistema monetario internacional más diversificado, más líquido y menos volátil, planteo otra opción: internacionalizar el yuan haciéndolo utilizable como la facturación y liquidación para el comercio internacional y las transacciones financieras. Esto era un gran paso para la apertura de capitales, suponía un yuan totalmente convertible que posteriormente asumiría un papel como moneda de reserva en el orden monetario internacional, de esta forma disminuiría la necesidad de adquirir dólares y se reducirían los riesgos por tipo de cambio.

 

Fecha: Viernes, Enero 8, 2016 - 21:58

La reunión ministerial en Nairobi de la Organización Mundial del Comercio (OMC), llevada a cabo a finales del año pasado, ha pasado casi desapercibida a pesar de haber sido el entierro formal de la Ronda de Doha, tras 14 años de esfuerzos inútiles.

Lo ocurrido es parte de la redistribución del poder que está viviendo el mundo. La defunción de la Ronda de Doha es vista como un triunfo para EEUU y la UE, quienes consideraban que la parálisis de estas negociaciones estaba haciendo perder peso y relevancia a la OMC en una economía global la cual ha cambiado profundamente desde 2001, pues el multilateralismo global en materia de comercio ha entrado en crisis, lo que ha generado la proliferación los acuerdos bilaterales preferenciales al margen de la OMC, impulsados por las economías avanzadas.

Páginas