Inicio

Fecha: Lunes, Mayo 30, 2016 - 18:04
Autor:

A pesar de que en el año 2000 y nuevamente en el 2015, se hayan planteado como objetivos de desarrollo la erradicación de la pobreza y la hambruna, el panorama mundial muestra una meta muy lejana de alcanzar. Para el caso de Estados Unidos, la pobreza en el 2012 duplica a la pobreza existente en 1969, años en el que se estableció la línea de pobreza en el país.

Sin embargo, existen dos puntos fundamentales que no fueron considerados para su medición: el índice de precios al consumidor y la inflación, que en conjunto pueden llegar a profundizar este problema.

Si bien ha aumentado el número de pobres, estos han identificado un aumento en su calidad de vida, aunque la desigualdad haya aumentado. Entre los principales elementos que merman la superación de la pobreza se encuentran la escasez de empleo y los programas sociales que no atienden a las necesidades de las familias y sólo se abocan a la transferencia directa de ingresos, cosa que provoca una mala imagen para los benefactores ya que con esa ayuda no pueden superar su situación; o bien, los trabajos que obtienen, ya que en su mayoría son personas sin estudios, se esfuman en la primera crisis económica, lo cual mantiene a las personas en situación de vulnerabilidad.

Dicho lo cual, cabría preguntarse cuál es el método más eficaz de erradicación de la pobreza, si los mecanismos hasta ahora empleados en Estados Unidos no han mostrado importantes resultados, sólo que el asistencialismo perpetua esta situación.

Fecha: Lunes, Mayo 30, 2016 - 17:18
Autor:

Si bien la economía mundial hoy en día no es del todo favorable, cada país abona con sus problemas internos y se refleja en un recorte de la ayuda para el desarrollo destinado, especialemente a la salud de la mujeres, cuyo impacto se deja ver más profundamente en los países pobres.

La razón del recorte es precisamente las problemáticas internas acerca de los refugiados, de tal manera que los píses que aportaban la mayoría de este dinero son europeos, Noruega, Holanda, Dinamarca y Finlandia habían sido los principales donadores de ayuda destinada a la salud de mujeres.

Las acciones que se llevaban a cabo con este apoyo iban encaminadas a mejorar la salud materna y reproductiva, reducir la mortalidad materna, el VIH, el acceso a los métodos anticonceptivos y a su vez la planificación de embarazos, dicho lo cual, de disminuir el apoyo, las más perjudicadas, en este ámbito, serían las mujeres.

Es importante destacar que en los países en desarrollo es donde más se concentran los nacimientos de madres adolescentes, que resulta a su vez en problemas como el aumento de la mortalidad materna e infantil. Dicho lo cual, la disminución de este apoyo representa un retroceso en la salud de estas mujeres, pero también un retroceso de la salud pública mundial.

Páginas