Fecha: Miércoles, Octubre 17, 2018 - 10:32

El nuevo Informe de Comercio y Desarrollo 2018, subtitulado "Poder, plataformas y el engaño del libre comercio", afirma que mientras los países en desarrollo necesitan invertir más en infraestructura digital, deben abordar la propiedad y el control de los datos y su uso.

En este nuevo informe de las Naciones Unidas se advierte que es probable que los beneficios potenciales para los países en desarrollo de las tecnologías digitales se pierdan a un pequeño número de primeros emprendedores exitosos que han establecido monopolios digitales.

Para los países en desarrollo, los desafíos regulatorios para obtener ganancias de desarrollo a partir de la digitalización son mayores. Algunos países ya están utilizando medidas de localización para desarrollar capacidades digitales domésticas e infraestructura digital.

Fuente:
Fecha: Lunes, Octubre 15, 2018 - 12:47

Pekín celebra la formación del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), conformado por Costa Rica, República Dominicana, Panamá y El Salvador, países con escasa relevancia económica en la escena internacional, pero de alto valor geopolítico.

El gigante asiático logra así una mayor cercanía con el estratégico Canal de Panamá en una región de ubicación valiosa para el proyecto ambicioso dirigido por Xi Jinping. Son países que, señalan los especialistas, podrían servir también a inversionistas chinos como plataforma para entrar al mercado estadounidense en tiempos de escalada comercial entre ambas potencias.

Ante este panorama, Estados Unidos califica de “preocupante” el avance chino esta región, lanzando advertencias a los países del SICA, cuestionando sus intereses económicos en largo plazo. Los cuatro socios de China exportaron en total productos por valor de 340 millones de dólares a un socio que no deja de ganar poder en la zona.

Fuente:

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

Historia crítica del FMI

Resumen:

Las circunstancias económicas y políticas que dieron pie al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM) en 1944 han cambiado drásticamente a lo largo de casi setenta años.

El objeto para fundar el FMI fue mantener la estabilidad de la economía mundial para que no se repitiera una crisis como la de 1929. Sin embargo tras las crisis en Asia en 1997, Rusia en 1998, Argentina en el 2001-2002, y la estadounidense a partir del 2007, ¿para qué sirve el FMI ante una crisis?

La evidencia es que los ajustes en el Sur global promovidos por el FMI generaron mucho malestar y empobrecieron a la gente. La ruta convergente de crecimiento que llevaban América Latina y África hacia los niveles de Estados Unidos hasta 1982 terminó con la llamada crisis de la deuda y nunca se recuperó. Sin embargo dicha institución no tiene capacidad de actuación frente a la economía mayor del mundo. Estados Unidos maneja el peor déficit comercial registrado en su historia y absorbe los recursos financieros del resto del mundo generados por las políticas de superávit fiscal que el FMI considera prudentes.

Las paradojas de la crisis del capitalismo global

Resumen:

El mundo padece desde 2007 la peor crisis desde 1930. La crisis económica-financiera, expresada por seis etapas hasta la fecha, representa una crisis clásica de sobreproducción que requiere de un cambio en el patrón tecnológico siendo necesario, como propone Carlota Pérez, abrir espacio para la masificación de tecnologías ya existentes.

No obstante, hay por lo menos tres crisis que abarcan el campo social. La primera está relacionada con las economías desarrolladas como Estados Unidos y Europa que experimentan altos niveles de desempleo y dificultades en el pago de jubilaciones. Según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el tamaño del Producto Interno Bruto (PIB) en la década iniciada, solo la economía de los Estados Unidos, Japón y Alemania quedarán entre las primeras siete economías, China será la primera economía en cinco años, y en diez Alemania habrá salido de la lista de siete mayores para dejar su lugar a Corea del Sur.

La segunda gira en torno a los conflictos derivados de la explotación minera y petrolera en Asia, África y América Latina organizándose movimientos en resistencia contra la degradación ambiental de gobiernos nacionales y empresas transnacionales. La tercera se caracteriza por los movimientos de migración a raíz de las contracciones económicas de los países desarrollados fomentando sentimientos xenófobos y en contra de los trabajadores extranjeros no documentados.

Páginas